Lucine Olena Kattalakis

Ir abajo

Lucine Olena Kattalakis

Mensaje por Lucil el Dom Ene 27, 2013 10:58 am

Nombre

Lucine Olena Kattalakis

Apodo

Lucil

Edad

521 años

Aparenta

21 años

Nacionalidad

Nacio en alguna parte de Inglaterra

Sexualidad

Heterosexual

Raza

Kattagari Slayer

Afiliación

Neutral

Profesión

Graduada en Oxford como Arquitecta
Licenciada en Cine
Talentosa Artista visual y plastica

Apariencia Humana
Spoiler:





Apariencia de Loba

Spoiler:





Personalidad

La pasión de Lucine es el Arte, en todas sus manifestaciones, no hay nada que no haya intentado al respecto, es como una obsesión que no puede frenar desde que adquirió la capacidad de tomar un lápiz; es muy creativa y posee un gran ingenio, no hay obra que haya creado a lo largo de su crecimiento que no sorprenda para su edad. Nada deja a medias, todo desea acabarlo, con tiempo o con rapidez, se considera puntual y luchadora ante sus propias metas.

Otra obsesión es la sexualidad, desde su despertar la joven se ha mantenido muy cerca de este aspecto, ante ello fue demasiado curiosa y apasionada, posee un raro lado inocente, le encanta que sus victimas gocen hasta el final, solo pensar en sus rostros sonrientes es algo que le llena el corazón, pero también durante el proceso su lado bestial emerge mostrándola enérgica y concentrada en satisfacerse.
A pesar de todo lo que ha vivido su esencia animal no ha cambiado, no es más humana por haber aprendido su pasión junto a ellos, simplemente actúa como tal, buscando satisfacer sus deseos como todo lobo. Durante su vida siempre se mostro optimista, la pérdida de sus padres es algo que ha superado pero desconoce por completo si fue o no hija única, es muy sensible pero para si misma, es demasiado orgullosa para que alguien le vea deprimida por tanto evita sentir nostalgia o duda. En ocasiones se puede percatar de dos personalidades, una llena de ternura, inocencia y bondad y otra llena de lujuria, violencia y en ocasiones indiferencia.


Historia

Spoiler:

1500
Época de cambios, de conflictos ideológicos, la teología versus la ciencia. Avances en el mundo de la literatura, en el campo de las tecnologías como en el arte seria el futuro de aquella raza que finalmente abrió sus ojos tras su afán de curiosidad y gobernar nuevos territorios, pronto las reglas de aquel juego dictado por quienes se les conocía como los más cercanos a Dios cambiarían.

Lucine fue el nombre que eligieron sus abuelos, quienes cuidaron a la pequeña que ahora poseía 8 años de vida humana, pero para aquella especie a la que pertenecía su fisionomía continuaba siendo la de una cachorra que poco a poco avanzaba ya sin caer sobre su tierno pelaje oscuro. La pequeña lobezno durante su desarrollo mostro gran interés en el mundo del arte, pese a su verdadera naturaleza salvaje debían de inculcar a los cachorros conocimientos humanos puesto que no podían vivir separados de estos, poseían la facultad de tomar forma humana y aquello fue una gran ayuda cuando la raza humana comenzó a duplicar su demografía.

Calixto, Regis de la manada debía de procurar que la interacción fuese mínima, sin comprometer sus sentimientos hacia la humanidad pero si respetando su espacio y su existencia para su propio desarrollo y adaptación, era por ello que grupos de Kattagaris eran asignados a proteger a quienes no podían cambiar de formas y claramente protegían a su propia especia de ataques de otras especies como lo eran los Arcadianos aunque aquello era algo que procuraran que fuese evitado. Pese a que los Arcadianos y Kattagaris provenían de un mismo núcleo por diversas razones estaban destinados a enfrentarse.

Lo ocurrido hace un par de años aquejaba a Calixto quien espero a que Lucine tuviese una edad prudente para contarle la verdad acerca de sus progenitores pero ante las constantes preguntas y la tristeza que le invadía a la pequeña que era capaz de vagar incluso por territorio enemigo buscándoles decidió contarle. Su cuerpo representaba a una niña de 8 años pero su mentalidad triplicaba tal edad, había conocido mucho en compañía de sus abuelos, situaciones de riesgo como calmadas, podría decirse que había madurado antes de lo que se esperaba a aquella edad por ello logro revelarle la situación de su nacimiento, sin embargo para mantener la calma entre ambas especies decidió revelarle la raza de su madre pero no nombro a aquellos hermanos que habían sido llevados con los de su especie, por lo menos mantendría aquel importante detalle guardado hasta comprobar que su estabilidad emocional fuese más fuerte, Lucine era capaz de adentrarse a los dominios de los Arcadianos para recuperar a sus hermanos pero al menos, ahora les tendría cierto afecto considerando que su madre fue uno de ellos. No deseo dar detalles de cómo ambos progenitores habían encontrado su fin y para su fortuna Lucine no deseo preguntar, era evidente que ya no se encontraban en aquel mundo y el deseo de saber de ellos solo le causaba una gran angustia que no deseaba que se apoderara jamás de su ser.

Los años transcurrieron notándose cada vez más los cambios, la gente ahora se expresaba con más libertad, el arte estaba en su apogeo lo que atrajo de inmediato a la pequeña, debía de ser vigilada, instruida en distintos idiomas para que su adaptación al mundo humano fuese casi perfecta y para su suerte en aquella manada no faltaba un lobo que no supiese hablar todas las lenguas de Europa y algunos de Asia, debían de hacerlo si querían aprender de la raza humana y fue por ello que cada 5 años la pequeña era llevada a diferentes rincones del mundo, retornando al inicial únicamente cuando hayan transcurrido 100 años para asegurarse que quienes la vieron descansaran bajo tierra para no recordarle en vida.

El dibujo, la pintura, las esculturas, los grabados y la música era un deleite del que no deseaba alejarse, sin importar en la cultura en que se encontraba siempre buscaba tales manifestaciones artísticas para aprenderlas y perfeccionarlas al dar su toque personal, desde joven sorprendió a muchos pues eran pocos los lobos que optaban por tal pasión pues era reducido el número que deseaba adaptarse a aquel planeta en constante cambio por la humanidad. Lucine también fue instruida en el mundo del combate como una fiera, debía protegerse y atacar si era necesario y aunque aquello no satisfacía su alma la joven procuraba aprender para enorgullecer a sus abuelos.

--------------------------------------

Su perfecta fisionomía era admirada y envidiada en el mundo de los mortales, Lucine ahora se adentraba en solitario entre tales seres, normalmente actuaba con seriedad pero quienes le dedicasen su tiempo en simples o complejas palabras recibían su atención, su amabilidad y su bondad si aquello requería, en el fondo Lucine era inocente, había vivido una vida perfecta en compañía de sus abuelos pero precisamente, la soledad de sus pasos traería consigo otra cara de la vida de los mortales.

Todos los llamados pecados capitales se mostraban sin pudor, donde sus azules ojos se posaban veía la miseria hasta que uno de aquellos pecados llamo su atención, se podría creer que sería la gula tras su instinto primitivo de sobrevivir pero en lugar de ello fue la lujuria… aquel placer que podía absorber con una mirada, era normal en aquellos años que la pelirroja vigilara a las parejas o al menos lo que en su inocencia creía que eran parejas.

En algunas ocasiones su abuela le había comentado lo que ocurriría cuando madurara, cuando su cuerpo aceptara la posibilidad de dar vida, aunque sus palabras reflejaban a una mujer devota. Lucine no quedaba del todo satisfecha con tales palabras pero le era penoso dar a conocer aquella sensación que recorría por su cuerpo cada vez que observaba.

1830, Paris

Lucine vagaba por las oscuras calles, consigo llevaba 6 cuadros pintados a oleo, todos anónimos pese a que invirtió días sin dormir en ellos pues lo único que ayudaba a mantener su mente ocupada de aquellos deseos que constantemente le invadían era crear. Años anteriores había regalado aquellos cuadros a quienes había visto en situaciones desafortunadas y para su dicha aquellos habían logrado mantener una situación estable, salvándose de la miseria y la enfermedad. Ahora la pelirroja repetía aquella obra dirigiéndose a una Academia de Arte que parecía que no había logrado el éxito, con delicadeza y sigilo la dama se introdujo entre sus puertas depositando así tales obras y una pequeña nota que revelaba sus deseos, que fuesen vendidos para mantener de pie aquel bello lugar.

Ruidos atrajeron su atención, aquel aroma conocido, aquella respiración, podía incluso sentir el ritmo cardiaco de quienes detrás del telón se entregaban en un acto enérgico a sus propios deseos. Sigilosa la dama observo desde tan cercanía como nunca antes, su imaginación le permitía verse en aquella escena lo que la guio a satisfacer aunque lamentablemente no en su totalidad aquellos frenéticos deseos de entregarse. Pasaron eternos minutos hasta que fue el solo el sonido de la hembra y las envestidas frenéticas del macho era lo único que necesitaba para darse placer, gateo hasta un rincón oscuro donde continuo hasta que aquellos deliciosos sonidos finalizaron. Semi desnuda la pelirroja relajaba su cuerpo, retornando a la tranquilidad hasta que aquel macho ya en solitario vagaba por el salón buscando sus pertenecías, muy cerca de Lucine se encontraba una mochila que le pertenecía a él. Atenta a lo ocurrido pero embriagada en lo que había sido su propia excitación fue obligada a complacer a aquel hombre hasta llegar al último paso de aquella danza… con solo sentir aquel miembro cerca de su sexo la loba no aguanto y se alejo corriendo hacia la oscuridad, su transformación no llamaba la atención y aquel hermoso color negro le camuflo para huir.

Aquella noche sus patas no dejaron de correr, avanzo hacia lo desconocido hasta que el sol fue inaguantable en aquella época de verano y decidió refugiarse en un granero; asombrada, aun excitada por lo ocurrido que repasaba una y otra vez hasta que la luna regreso al cielo. Los meses siguientes la salvaje no regreso con la manada, siguió exponiéndose ante aquellos hombres que no dudaban en “atacarla” con solo verla, su belleza, aquellos ojos azules llenos de pureza, su cabello rojo que realzaba el tierno color de sus pezones la hacía irresistible.

----

Finalmente llego con su manada, sus prácticas fueron intuidas por todos los miembros de la manada pero claramente aquel aroma especial no se encontraba con ella, a pesar de todo lo que se había dejado hacer seguía intacta. Sus abuelos, abiertos de mente procuraron entenderle, incluso esperaban que aquel inicio de su curiosidad fuese con uno de los miembros de la manada pero parecía que ninguno atraía a Lucine.

-Nosotros no somos como los humanos, nosotros elegimos una pareja de por vida- dijo su abuela paterna cepillando los rojos cabellos de su nieta.

En efecto, se había preocupado de seguir a muchos con quienes había tenido contacto, la mayoría retornaba a un hogar con su familia y otros se codeaban de otras hembras para contentar sus deseos egoístas. No podía frenar aquel deseo pero al menos su propia naturaleza frenaba la entrega total de su cuerpo a otro ser, no había encontrado aun su pareja.

Para su infortunio no podían exigirle ni elegirle un compañero a su nieta, pero al menos intentaban acercarla a los lobos mas fuertes e inteligentes de la manada creyendo que con ello ayudarían a su frustración. Todos los machos le eran atractivos, de cada uno de ellos deseaba recibir aquella atención que calmaba en algo su ansiedad pero se mantenía calmada al estar en presencia de sus tutores que al retirarse desataban a su desenfrenada nieta. Uno a uno los lobos fueron “iniciados”, no en su totalidad pues ninguno parecía ser el indicado; incluso los lobos con las ideas más firmes de mantenerse intactos para sus parejas fueron violentamente atacados hasta omitirse de negaciones.

Sin recibir reprimendas Lucine sabía que aquello era una enfermedad, una obsesión que ocupaba su mente y su creatividad por lo que decidió alejarse de su grupo, a pesar de todo aquella loba de pelaje negro seguía siendo una promesa de fortaleza pues pocos se atreverían a doblegar a los machos más jóvenes y fuertes de la manada.


--------------------------
1890
Lucine ingresa a Oxford gracias a la acomodada situación de su familia ingresando así a la carrera de Arquitectura, una carrera que demandaba todo su tiempo por tal no podía pensar en su ninfomanía interrumpida hasta que con honores la loba egreso, durante los años de su carrera había adquirido la capacidad de controlarse, la excitación no desaparecía pero al menos esta no controlaba su vida, ahora la dama de cabellera roja elegía a sus víctimas y no ellas a la dama bestial.

Aprovechando su juventud la joven continuo perfeccionándose por toda Europa, fue en ello que conoció a un destacado Arquitecto, Albert Speer quien fue su tutor, su carisma mantenía cerca a aquel hombre por lo que Lucil (como cariñosamente le llamaba) comenzó a ver los planos de lo que sería aquella Utopía creada para el Tercer Reich. No podía interferir en el mundo de los humanos cuando ellos mismos repetían lo que desde su surgimiento habían cometido, procuro no entrometerse en asuntos delicados pero se mantuvo cerca de aquel Arquitecto, incluso podía darse el lujo de presumir que compartió la mesa con el Führer por la cercana relación con su nuevo tutor.

Logro huir antes de que su nombre figurara en aquella lista de contribuyentes pero continuo visitando al Arquitecto quien había dejado el oficio luego de sus años de cárcel. Lucil retorno a su hogar con grandes anécdotas, su vida entre los humanos no había cambiado su lealtad, había cuidado cada paso que daba y en su andar había ayudado con sus obras a muchos. Le fue encomendada la labor de Slayer, cuidaría a su especie y los humanos que seguirían siendo parte de su vida por lo menos hasta que estuviese lista para ocupar el lugar de Regis.

La manía de estar entre humanos no freno a Lucil, decidió ingresar a estudiar cine donde demostró no solo su talento sino que se dio a conocer como una estupenda actriz, logro egresar en el tiempo estipulado y desde entonces repite aquel plan de nómade para no dejar de lado su pasión.

Como Slayer a demostrado su eficiencia ganándose el respeto de su manada sin importar en que rincón del mundo se encuentre.




Habilidades

Spoiler:
Manipulacion

Lucine posee la cualidad de hacer que otros hagan lo que desee, basta con solo una mirada, el roce de su piel o el sonido de su voz para que actúen como la pelirroja desee con solo pensarlo, ya sea en contra del mismo o a favor de este, no importa la fuerza de voluntad de su títere, ha perfeccionado aquella habilidad prácticamente desde que nació y puede utilizarla con cualquier criatura.

Licantropia

Como Kattagari su verdadera esencia pertenece a los Canis Lupus, al verse amenazada puede transformar su cuerpo en una criatura peligrosa, dotada de una agilidad única, una fuerza incomparable, cicatrización instantánea, todas sus capacidades físicas son potenciadas al máximo, podría ejecutar a quien deseara pues pese a ser un lobo sigue siendo una criatura pensante, una vez que fija su objetivo no frenara hasta destruirlo lo más rápido y sádicamente posible puesto que aquella transformación gasta una gran cantidad de energía, tras usarla por largo tiempo retornara a la forma con que convoco la habilidad, totalmente débil o desmayada( esta habilidad la ha utilizado en secreto).



Gustos

-Los hombres
-El arte
-El invierno
-El vino tinto
-Los dulces
-La música
-El cine bélico y de terror
-Los detalles.

Disgustos

-Los habladores
-La cobardía
-El egoísmo
-Las disputas
-Los deportes
-El verano
-El mal genio.

Extras

-Siempre que puede porta un maletín, su contenido son los más diversos aparatos eróticos masoquistas para deleitarse con sus victimas

-Por cariño a su tutor Speer, Lucine conduce un viejo Volkswagen de la época de color negro

-Viste esencialmente prendas oscuras y atractivas, imitando el estilo gótico

-Esta obsesionada con la idea de encontrar a su media naranja.





avatar
Lucil

Mensajes : 67
Localización : ;D Grrr

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucine Olena Kattalakis

Mensaje por Artemisa el Lun Feb 04, 2013 9:49 am

Ficha Aceptada.

Bienvenida al lado de los Lykos Kattagaris.



PD: Tu habilidad "Manipulación" solo puede ser usada en inferiores a tu nivel. En nivel igual solo 3 turnos, en niveles superiores 1 turno.
avatar
Artemisa
Diosa de la Caza y la Luna

Mensajes : 181

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.