Juliette Gaubert (Nimue) Katagaris Drago Regi

Ir abajo

Juliette Gaubert (Nimue) Katagaris Drago Regi

Mensaje por Julliet el Vie Ene 04, 2013 3:14 pm

NOMBRE

Julliet Gaubert

APODO

Nimue

EDAD

820

QUE EDAD APARENTA

23 años

NACIONALIDAD

Francia

GENERO

Femenino

SEXUALIDAD

Heterosexual

RAZA

Katagaris Drago Regis

AFILIACION

Bueno

PROFESION

Cantante eventual de bar/Espionaje independiente

APARIENCIA
Apariencia Humana:
Apariencia de Dragón:
PERSONALIDAD

La nueva regente de los dragones tras la caída de su padre, tiene una personalidad tranquila aunque su carácter puede ser bastante fuerte cuando debe serlo; se puede ver esto durante las batallas. Sin embargo, fuera de ellas es un ser juguetón y divertido que gusta de jugar con los seres que se acerquen a ella, utilizando sus dotes para atraérlos hacia ella y embrujarlos con el mítico poder de su legado dragónido; demostrando esto en su agrado por pasar en el mundo humano y el hecho de involucrarse en él de tal forma que inclusive decidió emplearse en uno de los trabajos más antiguos y reconocidos de la humanidad, el canto, hace también como hobby un poco de espionaje, una actividad que conforme pasando los años ha ido perfeccionando hasta casi volverse imperceptible ante las guardias de sus víctimas. Pero esta táctica de seducción no solo la llena de diversión si no también de método para adquirir información y poder enterarse de las cosas sin ser descubierta y tomar cartas en el asunto en caso de ser necesario.

Historia

Mère, pourquoi l'obscurité qui plane sur nous?

Corre...-Un veloz destello platinado atravesó el bosque detrás de un desolado pueblo de la campiña francesa.-Más rápido-Se podía escuchar al tumulto enardecido corriendo tras aquél destello tan poco común, intentando atraparla; armados de antorchas, palas y espadas.-Ilusos...no me alcanzarán si son tan lentos-La oscuridad de la noche de pronto se vio interrumpida por una tenue caricia de la luz de la luna, dejando expuesta una figura humana, a simple vista, se podía decir que no difería de mucho con el pueblo que la perseguía, pero, observar su piel radiante como si la luna misma brillara debajo de ella cubierta por un delicado vestido blanco que se apegaba a su fina pero bien formada figura, su rostro delicado y suave, era acompañado por un tono seductor y peligroso debido a la incitante forma de sus ojos tan dorados como el sol, su largo y ondulado cabello tan blanco como la nieve y suave como la seda, atrapados en una coleta para evitar distracciones, dejaban muy en claro, que aquél ser no era un humano, debía ser la creación de alguno de los dioses, un demonio o bruja como muchos la llamaban, enviada al mundo humano para jugarles malas pasadas.

Ahí está! Al fin se detuvo! Vamos por la bruja del cielo! Nos traerá más desgracias si sigue con vida-Se pudieron escuchar altivas voces que clamaban la cabeza de aquella joven que se detuvo finalmente al llegar a un gigantesco peñasco que separaba a la tierra del océano.-Pronto! Está acorralada! Es nuestra oportunidad!

¿Acorralada?-Musitó la joven mientras afilaba sus ojos dorados hacia la turba que venía sobre ella; aquellos ojos parecían tener oro derretido dentro de ellos haciendo que parecieran tener vida propia-El día que me tengan acorralada...será el fin de sus vidas insolente-Exclamó furiosa, su voz fue tan alta como si hubiese exhalado un bramido desde lo más profundo de su ser. Todo el grupo de gente se detuvo horrorizado al escucharla, fijando sus ojos en aquella extraña joven la cual empezaba a ser rodeada por una inmensa aura platinada, haciendo que su coleta se rompa y deje libre su larguísimo cabello. Su sombra empezó a hacerse más extensa mientras su cuerpo empezaba a mutar.


Sus cuerpo empezó a crecer e irse poco a poco agachando hasta poder dejar sus manos sobre el suelo, al entrar en contacto con la tierra sus cuatro extremidades se convirtieron en gigantescas patas con peligrosas garras hechas de marfil blanco puro. Su columna se extendió mientras iba ensanchándose toda la zona de su torso y cuello hasta llegar a la extensión de los 70 metros de largo por alrededor de 30 metros de alto. Su suave y seductor rostro se fue alargando hasta tomar la forma de un hocico de grandes fauces fruncidas dejando expuestos los largos colmillos tan propios de su raza que al ser acariciado por la luz de la luna destellaron amenazadores una luz blanquecina. Sobre su espalda aparecieron dos gigantescas alas de 50 metros de largo cada una, lo suficientemente fuertes como para resistir el mantener en el aire aquella enorme criatura, también hicieron aparición largas espinas sobre su lomo mientras iban dando forma a su enorme cola de alrededor de 30 mts. de largo.

El grupo de personas veía espantada la transformación de aquella mujer en una de las razas emisoras de la muerte, un dragón pero no era cualquier dragón, su piel acorazada era de color platinado contrastando con sus inmensos ojos dorados que parecían más peligrosos ahora.

Estamos muertos! Es un dragón!-Exclamó alguien entre la multitud mientras empezaban a sentir los efectos del horror; el cabello de todos pareció erizarse sobre sus cabezas mientras la larga bestia acercaba su enorme hocico hasta ellos; dejándoles sentir el calor de su pesado aliento sobre ellos-Huyan!!! Viene a destruirnos!- De pronto, sin previo aviso toda la turba empezó a correr despavorida en todas las direcciones, dejando todas sus armas detrás, salvo un joven que veía impávido al dragón.

Juliette Gaubert...o debería llamarte...Nimue...hija de Rilios...el fallecido Regi de los Dragones...Katagari-Habló el hombre con un tono burlón mientras la bestia acercaba su hocico hasta él; sus enormes ojos dorados lo veían con interés, analizándolo; era un hombre de no más de 27 años; tenía sus ojos tan negros como la noche y su cabello cobrizo le daban un tono demoníaco a aquél ser.

De pronto las fauces del dragón, ahora identificado como Nimue se separaron levemente, dejando salir una potente exhalación que obligó a aquél hombre a dar un par de pasos hacia atrás intentando cubrirse de la poderosa ventisca-No eres un humano común...pocos conocen el lineaje de los dragones...¿qué tuviste que ver con mi padre?...¿Quién eres?- La voz de Nimue se escuchó peligrosa mientras mantenía su mirada fija en la de aquél hombre.

Permítame presentarse señorita...mi nombre es Jasón...-Los ojos del joven de repente empezaron a cambiar al igual que todo su cuerpo; haciendo que Nimue se viera obligada a alejar su hocico de él y rectificarse nuevamente en su posición, elegante y fuerte mientras el ahora conocido como Jasón empezaba a tomar la forma de un dragón negro, más o menos de las mismas dimensiones de las de Nimue. Los ojos de la mujer se abrieron de par en par al descubrir la verdadera identidad de Jasón-El arcadio dragón...asesino de tu padre-Dijo finalmente aquél oscuro dragón mientras realizaba una mueca llena de malicia en sus gigantescas fauces-Asquerosa ladrona...si logro matarte a ti...los katagaris se quedarán sin un regente...y finalmente...morirán...ya iba siendo hora de que alguien pudiera darles fin a los de tu especie-Exclamó Jasón antes de avalanzarse sobre Nimue.

Los poderosos colmillos de Jasón amenzaban con perforar el largo cuello de Nimue, sin embargo, antes de poder alcanzarla, Jasón fue repelido por un terrible meteorito de luz que lo lanzó lejos de la dragónida.

Mi padre no os mató por protegerme...engendro infernal!...Vas a morir en mis manos aunque sea lo último que haga-El gigantesco dragón platinado elevó el vuelo hacia el cielo, atravesando el cielo en un solo movimiento de alas, haciendo que el viento chillara a su alrededor mientras rompía la barrera del sonido y dejaba un halo de luz detrás de ella, alejándose lo más posible de Jasón.

Ah no!...No te escaparás!-Exclamó Jasón antes de elevar él también el vuelo, sorprendiéndose ante al diferencia de velocidad que ambos tenían, parecía ser como si es que las alas de su cuerpo no fuesen capaces de aguantar la fricción de la presión del aire y la velocidad; su hocico parecía haberse resentido con él, pues se encontraba completamente fruncido, dejando expuestos sus peligroso colmillos que dentellaban ante el choque contra el viento.

Aquellos que no son...dragones de nacimiento...están condenados a mantenerse atrás de los originales por la eternidad-Se escuchó la suave y seductora voz de Nimue desde lo más lejano del planeta. Jasón de pronto detuvo su vuelo, buscando con sus inmensos ojos rojos el lugar de donde provenía aquella voz-Te haré sentir...lo que es realmente el dolor-Se escuchó nuevamente la voz de Nimue.

¿El dolor? No me hagas reír bestia...ya veremos quien chilla al final- Dicho esto Jasón batió con fuerza sus alas haciendo que su cuerpo se disparara hacia la dirección en la que Nimue había ido, se vio obligado a achinar sus ojos para evitar que estos se secaran ante la fricción del aire aunque de todas formas su visión se nubló evitando que se diera cuenta del lugar donde se encontraban; casi habían atravesado la atmósfera cuando pudo darse cuenta que Nimue se encontraba ahí, viéndolo con gran fuerza desde la pequeña capa que separaba a la tierra de la extensión del universo.

Eres estúpida? Nadie puede mantenerse con vida en el espacio exterior salvo los dioses...-Exclamó Jasón deteniéndose abruptamente antes de caer él mismo en el mismo error del que reprendía a Nimue; pero se sorprendió al ver que la dragónida parecía tener una mueca burlona sobre sus fauces.

Le temes a la muerte...Jasón?...Arcadio asesino...y cobarde...no vales la marca de mi raza sobre tu cuerpo...mataste al regis...mataste a mi padre...e hiciste sufrir a mi madre...-En su mente podía recordar perfectamente aquél día; aun era una pequeña dragónida, su madre y ella estaban dentro de la caldera de un volcán; su madre había optado protegerla en vez de luchar mientras su padre se enfrentaba a muerte a un dragón tan negro como la noche de ojos rojos como rubies; podía aun sentir el terror de aquél día; no se vio nada, tan solo, un terrible estruendo y luego vio a su madre volar a toda velocidad hacia la lava intentando salvar el cuerpo inherte de su padre, pero aquél mismo dragón les lanzó un último ataque y los impulsó hasta lo más profundo del volcán, donde la reburbujeante lava consumió hasta el último centímetro de sus huesos.

Eres muy sentimental Regis Katagaris...eso nubla tu visión en...-Antes que pudiera terminar de decir la frase, tuvo que gritar con fuerza debido al impacto del colosal cuerpo de Nimue contra él; se había abalanzado hacia él a tanta velocidad que no pudo si quiera verla, solo sintió el impacto y el fuerte agarre de sus garras, las que pudieron perforar su coraza, dejando caer hacia el suelo una larga cascada de sangre. El dolor y la fuerza con la que la dragónida lo tenia atrapado le impidió todo movimiento, solo podía esperar el golpe.

Las alas de Nimue se batieron hacia atrás, haciendo de su propio cuerpo una flecha platinada que atravesó el cielo nocturno, haciendo que el viento chille por la fricción de su cuerpo contra él; sus ojos dorados se veían furiosos; cuando la tierra finalmente pudo ser vista, el hocico de la joven se abrió de par en par y dejó salir un poderoso bramido seguido por un meteorito de luz que perforó el suelo y abrió un cráter gigante que empezó a ser llenado con lava hirviendo.

Maldita! Suéltame!-Exigía Jasón mientras se movía incesante entre sus garras, haciendo que las heridas se abran aun más; intentó golpear con su cola a la dragónida inclusive la mordió con sus poderosos colmillos en varias ocasiones, abriéndole gigantescas heridas en el lomo y cuello, pero, la determinación de Nimue era más fuerte que el dolor-Que me dejes te he dicho!-Gritó el dragón al sentir como la temperatura empezaba a subir con violencia.

Eso es lo que haré...A dios...Jasón-Utilizando la velocidad y la fuerza de su cuerpo aventó con toda velocidad el cuerpo del arcadio hacia lo más profundo de la lava, tal como él lo había hecho cientos de años atrás. Fue entonces que Jasón colisionó contra la lava ardiente, hundiéndose en ella con tanta facilidad por su peso que no pudo salir de su mortal abrazo, logró sacar tan solo la punta de su hocico, o más bien, el hueso de él pues su carne se había desprendido de él demostrando su terrible final.

Fue entonces que Nimue se dio la posibilidad de dar un profundo respiro, mientras observaba como la lava burbujeaba en el lugar donde había caido Jasón, todo estaba en silencio; había terminado, finalmente había vengado a sus padres. Todos esos años había vagado como una nómada por el mundo buscando información sobre aquél dragón oscuro, hasta que finalmente había llegado a esa pequeña villa, donde el asesino se ocultaba.

Jasón...sabe bien la lava?-Dijo en tono burlón antes de salir de la caldera y poder hacer descansar a sus patas sobre el suelo; sus fauces estaban separadas, dejando salir poderosos suspiros que hacían que la tierra debajo de su nariz se elevara estruendosa en el viento.

Maestre Nimue...Nuestra Regis...-Se pudo escuchar la voz vieja y amena de un anciano que apareció por entre el frondoso bosque, llamando la atención de la dragónida que dirigió su poderosa mirada hacia el viejo; si, sabía quien era, lo conocía de hace mucho tiempo y por lo que podía ver en sus ojos, la había estado buscando desde aquél día de la muerte de sus padres.

Akai...tu misión ha terminado...me has encontrado...finalmente puedo contestar a tus palabras para mi...Mis hermanos...los demás Katagaris dragones...deben saber que estoy nuevamente para ellos-La dragónida dijo con voz elegante y suave aunque también algo melancólica.

Su alteza...aunque haya regresado finalmente para nosotros...no la ataremos a un solo lugar...siempre fue un espíritu libre...así que si su deseo es ir por el mundo...pero debe recordar su misión-Dijo el anciano mientras se acercaba a la dragónida, levantando su mano para poder acariciar su hocico-Pero creo necesario que haga saber a los demás que ha vuelto con nosotros...

El gigantesco dragón asintió suavemente para luego elevar su hocico hasta el cielo y separar sus fauces, desde lo más profundo de su garganta se formó una luz platinada que salió despedida hacia el cielo; una forma que los dragones solían usar desde tiempos inmemoriales para hacer saber buenas noticias. Aquél rayo de luz fue contestado por cientos de otros rayos, parecidos a los de ella, cambiando de colores pero significando lo mismo; daban la bienvenida a la soberana de los dragones katagaris; finalmente, tenían un cabecilla para enfrentarse contra todos los enemigos que pusiera en peligro a su raza o a los humanos.

Gustos:

-Robar a grandes magnates por diversión y ocio.
-Bailar
-Cantar
-Un espíritu molestoso y juguetón; le encanta seducir a sus probables víctimas.
-Fiel a su pareja, ama a quien la ama y es capaz de entregar todo por él.

Disgustos:

-Que le mientan
-Ser ignorada
-La infidelidad
-Que interfieran con temas que respectan a ella, su pareja o su familia
-La injusticia
-Los arcadios por encima de todo

Habilidades
Luz:

Nimue fue llenada de un poder de la luz, un legado de su padre. Este poder, el antagónico a la oscuridad nace desde lo más recóndito del espacio sideral, creadas por las estrellas en tiempos mitológicos, fueron entregados a algunos seres para poder atraer la luz de las estrellas en la oscuridad que se extiende por el mundo. Nimue es capaz de crear grandes emisiones de luz que sirven para atacar a sus oponentes y también para crear escudos contra cualquier elemento.

Veneno
Esta habilidad fue desarrollada entre sus cuantiosos viajes por el mundo, haciendo que desarrolle la habilidad de emitir poderosos ácidos y venenos que son capaces de consumir la carne de sus enemigos y destruir elementos que se interpongan en su camino.

Extras:

El destino le tiene deparada una sorpresa y se enamorará profundamente de él.


Última edición por Nimue el Mar Ene 08, 2013 8:02 pm, editado 3 veces
avatar
Julliet

Mensajes : 242

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Juliette Gaubert (Nimue) Katagaris Drago Regi

Mensaje por Apollymi el Jue Ene 10, 2013 6:05 pm

Ficha Aprobada en hora buena Julliet.

Y recuerda: No puedes mostrar quien eres:Si bien desde tu nacimiento eres un ser especial con dones esto no te permite andar por ahí de cirquero haciendo espectáculo, mostrarle al mundo quienes son daría pauta para una cacería sangrienta y muchos problemas.

_________________
Razón para unirte a mi ejercito Daimon
Spoiler:



Soy la diosa de la destrucción. Dime honestamente que no encuentras nada excitante en la idea de un billón de personas gritando por misericordia y ayuda, donde no quede nadie a quien le importe lo que ocurra… La tierra llena de toda clase de demonios dedicados a la matanza, tortura y sacrificio. Rasgando y destrozando carne humana mientras desangran en un ebrio frenesí, impulsados por su odio hacia todo. Bebiendo sangre en una orgia de terror… ahhh la belleza de la aniquilación. No hay nada como eso.
avatar
Apollymi
Diosa de la Destrucción

Mensajes : 147
Localización : òó Detras tuyo

Ver perfil de usuario http://darkhuntertwg.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.